28 oct. 2007

Los "nocturnos" de Whistler

"Así como la música es la poesía del sonido; así, la pintura es la poesía de la vision" J.M. Whistler

"Nocturne in Blue and Silver. The lagoon, Venice" 1880 (Museum of Fien Arts, EEUU)



















James McNeill Whistler (1834-1903) nació en Lowell, Massachusetts (E.E.U.U.), aunque vivió casi toda su vida en Inglaterra, y después también en París. En Paris fué acogido como nunca antes lo había sido ningún otro pintor americano. Disfrutó del respeto de Monet y Degas, y Camille Pissarro dijo de él "Este americano es un gran artista y el único de quien América puede estar justamente orgullosa"; Sin embargo, por desgracia, la posteridad no lo ha puesto a la altura de los que lo vieron como un colega...

"Nocturne in blue and silver"

















Whistler realizó una serie de paisajes de noche, que él llamó "nocturnos", algunos de los cuales muestro en aqui, que fueron rechazados por la mayor parte de los críticos de su época.

El término "nocturno" corresponde a una pieza musical para piano
de caracter intimista y sentimental, inspirada en la noche. Este género fué inventado por el irlandés John Field y cultivado, sobre todo, por Fréderic Chopin. La palabra fue usada posteriormente por Whistler como título de algunas de sus pinturas. Los nocturnos de Debussy (1862-1918) fueron inspirados posteriormente por las pinturas de Whistler. Tiempo después, varios pintores también nombraron así a sus obras.

"Nocturne in Blue and Green" 1871 (Tate Britain, UK)




















Jam
es Whistler explica así su experiencia: "Al utilizar la palabra "nocturno" quise únicamente expresar un interés pictórico, la de dejar a la tela libre de cualquier propósito anecdótico exterior, que, por lo demás, podría atribuírsele. Un nocturno es sobre todo una composición de líneas, formas y colores".


"Nocturne in Blue and Gold: Southampton Water" 1872. (The Art Institute of Chicago)

















Para entender la pintur
a de Whistler hay que hacer alusión a la mutua admiración que existía entre Whistler y Monet, así como la admiración que ambos tenían por Turner. Ambos fueron influenciados por la "falta de acabado" y los efectos poéticos de la atmósfera de las obras de Turner. Los tres artistas compartieron asímismo su amor por el Támesis, el Sena y las lagunas Venecianas. Los tres vivían en un mundo donde la creciente industrialización provocaba una gran contaminación ambiental; sin embargo, ellos hicieron de la neblina, el humo de las fábricas y el polvo ambiental, hermosos y poéticos paisajes...

"Nocturne in Blue and Silver: Bognor" 1876 (Freer Gallery of Arts, EEUU
)















Por otro lado, Whistler estaba obsesionado por la belleza del arte oriental, especialmente el japones. Los nocturnos del Támesis de la década de 1870, como "Nocturno en Azul y Oro, Old Battersea Bridge" es un ejemplo perfecto de la influenc
ia japonesa en la obra de Whistler.

"Nocturne in blue and gold, Old Battersea Bridge" 1877 (Tate Britain, UK)




























Pero la esencia de su pintura es su fantasmagórico "azul crespúsculo", etéreo y ominipresente, en el que lluvias de estrellas caen como copos de oro...


"Nocturne in Grey and Gold, Westminster Bridge" 1872 (Glasgow Art Gallery and Museum)



















Su creación artística discurrió en paralelo con su teorización acerca del arte, según la cual la pintura debía suscitar en exclusiva emociones estéticas, prescindiendo de contenidos históricos y de la transmisión de cualquier tipo de valor moral. Por ello
, en sus obras se centró en la creación de armonías de luz y color, con unas tonalidades habitualmente suaves, que muchas veces dan a sus cuadros un ambiente de cierta melancolía.

La pintura de Whistler es altamente subjetiva, puesto que encierra en ella elementos espirituales y emocionales, y por lo tanto, puede ser interpretada de diversas maneras.

"Nocturne in Blue and Gold, Valparaiso Bay" 1866 (Freer Gallery of Art, EEUU)




























El peor revés de su carrera, totalmente autodidacta, se produjo en 1878.
El británico John Ruskin, escribió un furioso ataque contra el cuadro de Whistler "Nocturne in Black and Gold: The Falling Rocket" (1874), acusándole de chapuza y engaño y afirmando que el artista "pedía doscientas guineas por lanzar un bote de pintura al rostro del público". Whistler demandó a Ruskin por difamación y ganó el caso, aunque las costas del juicio le arruinaron, llegando al extremo de tener que vender su casa y su colecciónes. La caída de estrellas fugaces lo llevó con él...

"Nocturne in Black and Gold. The Falling Rocket" 1875 (Detroit Institute of the Arts)




























(Abogado): Veamos, señor Whistler. ¿Puede decirme cuánto tiempo ha invertido usted para despachar ese nocturno?

(Whistler): (...) bueno, por lo que recuerdo, un día, más o menos.
- ¿Sólo un día?
- No lo afirmaría con seguridad; quizá lo haya retocado un poco al día siguiente, cuando la pintura todavía no se había secado. Por eso debería decir más bien que he trabajado dos días en él.
- ¡Ah, dos días! ¿Así que por el trabajo de dos días pide usted doscientas guineas?
- En absoluto; las pido por el saber que he adquirido en toda una vida. (Aplausos en la sala).

La respuesta de Whistler encierra una verdad profunda. Solo el tiempo y la experiencia permiten alcanzar determinados niveles de sintesis y profundidad... Whistler requirió de toda su vida, sus inviernos, sus desdichas, sus asombros, sus pensamientos durante la noche, para realizar el conjunto de pinceladas que componen sus incomprendidos nocturnos...


"Nocturne in blue and gold. St Marks, Venice" 1880 (National Museums and Galleries of Walles)


















"Nocturne in blue and silver. Cremorne Lights" 1872 (Tate Britain, UK)